Via Senior

Podemos ayudarte?

Llame (+34) 911 035 900

Principales Tipos de Trastornos Alimentarios en Personas Mayores

Compartir

La alimentación juega un papel fundamental en la salud y el bienestar de las personas mayores. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo experimenta varios cambios fisiológicos y metabólicos, lo que hace que la ingesta nutricional adecuada sea aún más importante. Aquí hay algunas razones por las cuales una dieta equilibrada y saludable es crucial para las personas mayores:

1. Mantenimiento de la Salud: Una dieta equilibrada ayuda a mantener la salud en general, fortaleciendo el sistema inmunológico y reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardíacas.

2. Mantenimiento del Peso: Controlar el peso es importante para evitar problemas de salud relacionados con el sobrepeso o la obesidad. Una dieta equilibrada ayuda en la gestión del peso.

3. Salud Ósea: Una dieta rica en calcio y vitamina D es esencial para la salud ósea, ayudando a prevenir la osteoporosis y otras condiciones relacionadas con los huesos.

4. Funcionamiento Cognitivo: Los alimentos ricos en antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y vitaminas del complejo B pueden ayudar a preservar la función cerebral, reduciendo el riesgo de deterioro cognitivo.

5. Salud Cardiovascular: Una dieta saludable puede ayudar a mantener la presión arterial y los niveles de colesterol bajo control, reduciendo así el riesgo de problemas cardíacos.

6. Digestión y Salud Intestinal: Una dieta rica en fibras ayuda en la digestión y previene problemas gastrointestinales, como el estreñimiento.

7. Hidratación: Mantenerse bien hidratado es crucial, especialmente para las personas mayores, ya que la deshidratación puede llevar a problemas de salud graves.

8. Salud Oral: La nutrición adecuada desempeña un papel importante en la salud dental, ayudando a prevenir problemas dentales.

9. Calidad de Vida: Una dieta saludable puede mejorar la energía, el estado de ánimo y la calidad de vida en general, permitiendo que las personas mayores se mantengan activas y participen en actividades que les brinden satisfacción.

Es importante que las personas mayores tengan una dieta variada y equilibrada, adaptada a sus necesidades específicas. En caso de duda, se recomienda consultar a un nutricionista o un profesional de la salud para recibir orientación personalizada.

En las personas mayores, los trastornos alimentarios son problemas graves de salud que pueden tener diversas causas, incluyendo factores físicos, psicológicos y sociales. Algunos de los principales tipos de trastornos alimentarios en personas mayores incluyen:

Anorexia Nerviosa: Este trastorno se caracteriza por una preocupación excesiva por el peso corporal, lo que lleva a una restricción severa en la ingesta de alimentos y a una pérdida significativa de peso.

Bulimia Nerviosa: Las personas con bulimia nerviosa tienen episodios recurrentes de ingesta excesiva de alimentos seguidos de comportamientos compensatorios, como el vómito autoinducido o el uso excesivo de laxantes. Esto puede llevar a variaciones en el peso y a problemas de salud graves.

Trastorno por Atracón: Similar a la bulimia, el trastorno por atracón implica episodios regulares de ingesta excesiva de alimentos, pero sin comportamientos compensatorios inmediatos. Esto puede llevar a la obesidad y a problemas de salud relacionados.

Ortorexia: Aunque no está oficialmente reconocida como un diagnóstico médico, la ortorexia es un patrón alimentario obsesivo caracterizado por una preocupación excesiva por la calidad y pureza de los alimentos consumidos. Las personas con ortorexia pueden evitar grupos enteros de alimentos, lo que puede llevar a deficiencias nutricionales.

Pica: La pica implica la ingestión persistente de sustancias no nutritivas, como tierra, tiza o papel. Aunque es más común en niños, también puede afectar a personas mayores.

Disfagia: Aunque no es un trastorno alimentario en el sentido tradicional, la disfagia es una condición común en personas mayores, caracterizada por dificultades para tragar alimentos y líquidos. Esto puede llevar a la desnutrición y la deshidratación si no se trata adecuadamente.

Anorexia del Envejecimiento: Algunas personas mayores pueden perder el interés por la comida debido a cambios en el gusto, problemas dentales o como resultado de condiciones médicas subyacentes. Esto puede llevar a la pérdida de peso y la desnutrición.

Síndrome de Mala Absorción: Algunas condiciones médicas que afectan a personas mayores, como la enfermedad celíaca o la intolerancia a la lactosa, pueden llevar a una mala absorción de nutrientes, resultando en deficiencias nutricionales.

Es fundamental estar atento a las señales de posibles trastornos alimentarios en personas mayores, como cambios significativos en el peso, comportamientos alimentarios extraños, aislamiento social relacionado con la comida y una preocupación excesiva por la apariencia física. Si sospecha que una persona mayor está enfrentando un trastorno alimentario, es importante buscar ayuda de un médico, nutricionista o psicólogo para una evaluación y apoyo adecuados.

¿Tiene preguntas? Llame, haga una solicitud o envíe un correo electrónico, y las Trabajadoras Sociales de Via Senior lo atenderán de manera personalizada, sin compromiso y de forma completamente gratuita. ¡No pierda más tiempo!

Este sitio web utiliza cookies para permitir una mejor experiencia de usuario. Al navegar por el sitio, usted está consintiendo su uso.
×

Atención por Whatsapp

Manda un mesaje al 620 975 611

Rápido, cómodo y sencillo.

×
Llámanos (+34) 911 035 900